FANDOM


Doriath.gif

Mapa del Reino de Doriath, con la frontera de la Cintura de Melian marcada en amarillo.

Doriath anteriormente nombrado Eglador, también conocido como el Reino Guardado o la Tierra del Cerco (Dor Iâth), fue el principal reino de los Elfos Sindar en Beleriand durante la Primera Edad. Fue fundado por Elwë (después llamado Thingol), señor de los Teleri, al casarse con Melian la Maia, que solía frecuentar los bosques de la Tierra Media. Su capital fue Menegroth, donde moraba el rey y la reina, y en sus primeros tiempos tuvo buenas relaciones con los Enanos.

Fue durante mucho tiempo el único reino de Beleriand, hasta la llegada de los Noldor conducidos por Fëanor y Fingolfin después de abandonar Aman. Su fin sobrevino hacia el término de la Primera Edad, debido a que los Enanos lo invadieron para recuperar el Nauglamír, joya que consideraban como suya.

Etimología

Doriath es un topónimo que fue dado por la lengua Sindarin, propia de sus habitantes, aunque es una deformación del nombre original Dor Iâth. El topónimo se encuentra formado por dos raíces: Dor, que se refiere a países y regiones; y Iâth, palabra que significa "valla", "muro" o "cerco", refiriéndose a la Cintura de Melian, que protegía el reino de cualquier invasor proveniente del exterior.

Historia

La fundación de Doriath

Antes de que los Elfos llegaran a Beleriand, lo que luego sería Doriath era una región de densos y verdes bosques alrededor de los ríos Sirion, Esgalduin y Aros, entre los que se encontraban los bosques de Neldoreth y Region. Fue a mediados de las Edades de los Árboles, cuando Elwë, hermano de Olwë y señor de parte de los Teleri, llego desorientado a Nan Elmoth y se perdió en el bosque. En un claro, finalmente, vio a Melian, que danzaba por la hierba, y quedó tan enamorado que se casó con ella y decidió quedarse en la Tierra Media, pues la luz de los Árboles de Valinor emanaba de la cara de Melian.

Menegroth-ted-nasmith.jpg

El palacio de Menegroth, conocido como "las Mil Cavernas", fue construido con la ayuda de los Enanos de las Montañas Azules. Ilustración de Ted Nasmith.

Así pues, Elwë, que desde entonces fue llamado Thingol Mantogrís, reunió a sus seguidores y fundó un reino en los bosques centrales de Beleriand, y mantuvo buenas amistades con los Enanos, que construyeron Menegroth y ayudaron a sus habitantes a armarse en caso de ataque de Morgoth. Con el comienzo de la Primera Edad, los Noldor retornaron a la Tierra Media y se encontraron con el reino de Thingol, y a sus habitantes los llamaron los Sindar, los "Elfos Grises" pues aunque no eran Elfos Oscuros, tampoco habían visto la luz de Valinor. Thingol no quedó complacido del todo con la llegada de los nuevos elfos, y aunque les permitió vivir fuera de los bosques, tampoco les dejó entrar en la Cintura de Melian, que le dió por entonces el nombre de Doriath a la región. Sólo a los descendientes de Finarfin, que no habían tenido culpa de la Matanza de Hermanos, se les permitió la entrada.

Doriath y los Edain

Durante muchos años, Doriath permaneció ajeno a los Noldor, hasta que un día, Beren hijo de Barahir, un valiente Hombre de los Edain, consiguió atravesar la Cintura de Melian y penetrar en Doriath. Allí se enamoró de Lúthien, hija de Thingol, y éste, incontento, le dijo que para ganarse su mano debería recuperar uno de los Silmarils de la corona de Morgoth. Lúthien lo acompañó, y tras pasar muchas aventuras y desgracias, lograron cumplir juntos la gran hazaña. Al final, Thingol guardó el Silmaril recuperado y se vio obligado a permitir a Beren casarse con su hija.

A pesar de que en los siguientes años Morgoth siguió atancando Beleriand, el rey Thingol no envió tropas hacia el norte y permaneció ajeno a las guerras. Sin embargo, cuando Hithlum cayó en manos de los Orientales, Thingol aceptó ayudar a los parientes de Morwen, esposa de Húrin, y tomó a su hijo Túrin como hijo adoptivo. Sin embargo, Túrin fue insultado por el elfo Saeros, y tuvo que huir de Doriath pensado que se había convertido en proscrito. Los elfos Beleg Arcofirme y el capitán Mablung fueron en su búsqueda, pero ninguno de los dos pudo evitar que Túrin, después de que el destino le ganara, acabara quitándose la vida con su espada.

La Ruina de Doriath

Años después de la muerte de Túrin, Morgoth liberó por fin a Húrin, que había estado preso en Angband durante veintiocho años. Su objetivo era que su demencia provocara más daño y le ayudara a descubrir la situación de Gondolin, que desconocía. Húrin, envejecido por la edad y los tormentos, encontró a Morwen, que murió a sus pies de cansancio, y llegó a Nargothrond, que había sido saqueada. Allí encontró a Mîm, el Enano Mezquino, al que dió muerte, y como único tesoro tomó el Nauglamír, antiguo collar que los Enanos de las Montañas Azules fabricaron como regalo al rey Finrod Felagund. Enfadado, Húrin volvió a Doriath, y allí le arrojó el Nauglamír al rey Thingol "como paga por haber cuidado tan bien de su hijo". Tras esto, Húrin volvió al mar y se quitó la vida lanzándose desde un acantilado.

Thingol quedó muy apenado de la situación de Húrin, pero el regalo del Nauglamír lo instó a llamar a los Enanos para que engarzaran el Silmaril en él y fabricaran la joya más hermosa jamás forjada. Los enanos hicieron su cometido, pero reclamaron la joya como suya porque el Nauglamír había sido fabricado por sus antepasados. Pero Thingol, al que la posesión del Silmaril lo había hecho muy avaro, se negó, de modo que los enanos lo asesinaron allí mismo. Melian, muy apenada, abandonó la Tierra Media y no volvió a ser vista en Beleriand. 

Las noticias de la muerte del rey llegaron sin embargo a oídos de Beren y Lúthien y su hijo Dior, y este persiguió a los enanos causantes de la muerte de Thingol y recuperó el Silmaril. Seguidamente, llegó a Doriath y refundó el reino. Pero los Hijos de Fëanor, movidos por el juramento de su padre y enterados de la situación del Silmaril, intentaron reclamarlo para ellos, y en Menegroth tuvo lugar una batalla de elfos contra elfos en la que cayeron Dior el heredero de Thingol y Celegorm, Curufin y Caranthir. De este modo, el reino de Doriath desapareció finalmente del todo, y los pocos supervivientes que quedaron se fueron a Arvernien, en las desembocaduras del Sirion.

Geografía

Esgalduin-paisaje.jpg

Representación del río Esgalduin atravesando los bosques de Neldoreth y Region.

El reino de Doriath se caracterizaba por su territorio poblado enteramente por densos bosques de hayas y robles. El territorio del reino comprendía los bosques de Brethil, Region y Neldoreth, aunque la Cintura de Melian sólo protegía los dos últimos, de modo que Brethil fue concedido por Thingol a los Edain de la Casa de Haleth con la condición de que vigilaran el Brithiach y los vados del Sirion.

Su tamaño era considerable comparado con otros reinos de Beleriand, y se encontraba delimitado al oeste por el camino del Paso del Sirion, al norte por la región de Dimbar y el valle de Nan Dungortheb, al sur por el río Aros y los pantanos de Aelin-Uial; y al este por el mismo río, que viraba en dirección norte. Los ríos que atravesaban el reino eran el Sirion, el Teiglin y el Esgalduin, y contaban con muchos embarcaderos para el uso de sus habitantes, que solían habitar en árboles. Sólo el rey Thingol y Melian con sus sirvientes habitaban en Menegroth, las "Mil Cavernas", que constituía la capital de Doriath.

El clima de Doriath era bastante agradable en general, y era de tipo templado. Gracias a la protección de la Cintura de Melian, sus habitantes podían gozar de buen tiempo y los ejércitos enemigos no se atrevían a cruzar los lindes del bosque. Las principales especies eran vegetales, en las que destacaban los robles, las hayas y los árboles de ribera.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar