FANDOM


La gran araña que con Melkor destruyó los Árboles de Valinor. Ella-Laraña, en El Señor de los Anillos fue «él ultimo de sus vástagos en perturbar el desdichado mundo», en la Tercera Edad del Sol.

Origen

Se presume que podría ser una Maia caída, de la misma forma que Sauron; pero esto no es del todo claro, la única referencia al respecto se encuentra en el Silmarillion: "Allí abajo en los muros despojados de las montañas y el frío y oscuro mar, las sombras eran más profundas y espesas que en ningún otro sitio del mundo; y allí, en Avathar, secreta y desconocida, Ungoliant había construido su morada. Los Eldar no sabían de donde venía ella; pero han dicho algunos que hace ya muchas edades descendió desde la oscuridad que estaba más allá de Arda, cuando Melkor miró por primera vez con envidia el Reino de Manwë, y que en el principio ella fue uno de aquellos que él corrompió para que lo sirvieran"[1].

Historia

Ungoliant, se dice, vino de la propia oscuridad que yace sobre Arda. En algún momento al final de la edad de los Árboles fue un aliado de Melkor. Más tarde, ella cambió su lealtad para volverse sobre sí misma, abandonando a Melkor y deseando ser dueña de su propio deseo insaciable de devorar toda la luz, para alimentar su vacío eterno.

BB2B7D9F3EE635B7A139191E47B54305 500 321.jpg

Ungoliant absorbiendo la Savia de Telperion

Cuando Melkor fue derrotado y encarcelado por los Señores del Occidente después de la caída de las Lámparas, Ungoliant escapó a los ataques de los Valar y los cazadores de Oromë y huyó a la parte sur de Aman. Allí, en un barranco al sur de la montaña Hyamentir, estableció su morada oscura y permaneciendo con la forma física de una araña monstruosa, vivió succionado toda la luz que pudiera encontrar. Después de cada comida, construía redes oscuras de tristeza que estrangulaban cualquier haz de luz que entrara en su guarida de la oscuridad. Sin embargo, ella siempre estaba hambrienta, nunca se podía saciar por mucha luz que consumiera.

Alianza con Melkor

Como ya se dijo, al final del la edad de los grandes Árboles, Melkor la buscó con el fin de consumar su venganza contra los Valar y los Elfos. Se acercó a ella y le habló de sus planes. A pesar de que fue tentada en gran medida por el plan de Melkor, para beber la luz de los Dos Árboles de Valinor, aún temía el poder de los Valar y vacilaba en ayudar a Melkor. Para convencerla, Melkor se ofreció a saciar su hambre con lo que ella deseara, si ella lo ayudaba en su venganza. Ella estuvo de acuerdo, y llegaron poco después a Ezellohar, donde drenó la savia los árboles, y los envenenó tras beber de las Fuentes de Varda hasta dejarlas seca. La No-luz producido por Ungoliant obstaculizaba la búsqueda de Oromë y Tulkas, y Melkor huyó a la Tierra Media con ella. Sin embargo, su consumo de las energía de los árboles y las Fuentes hizo que se hinchase hasta un tamaño y forma tan vasta u horrible que incluso Melkor , el dios del mal, de la corrupción, de la envidia del engaño y del miedo ¡sintió escalofríos y grito de terror!
Ungoliant13.jpg

Ungoliant demandando los Silmarils a Melkor

Cuando llegaron a Araman en la Tierra Media, Melkor, ahora Morgoth, esperaba para escapar hacia las ruinas de Angband, donde los restos de sus fuerzas le esperaban. Ante la sospecha de que tenía la intención de abandonar su promesa, Ungoliant exigió las gemas que Morgoth había robado a Formenos antes de que pudieran llegar a Angband. Ella los devoró, y creció a un tamaño aún más monstruoso. Luego exigió que Morgoth le diera los Silmarils que Morgoth le había robado a Finwë después de asesinarlo. Sin embargo, Morgoth se negó, y ella lo atacó en respuesta. Tejiendo sus telas oscuras, ella trató de enredarlo en la red y tomar los Silmarils por la fuerza. Morgoth hizo entrega de un terrible grito de dolor mientras era atacado, que fue escuchado por los Balrogs que hibernaban bajo las ruinas de Angband. Se despertaron y de inmediato corrieron en ayuda de su Señor, destrozando las telas de Ungoliant con sus látigos de fuego y la obligaron a interrumpir su ataque. Ella huyó, y los Balrogs se prepararon para perseguir y destruirla, pero fueron controlados por Morgoth, quien les ordenó regresar con él a Angband.

Ungoliant.jpg

Ungoliant aprisionando a Melkor

Del ataque de Ungoliant a Morgoth salió un grito resonando para siempre en la tierra que dio a la zona el nombre de Lammoth, y se dice que hasta el día de hoy se escuchar el grito en ese lugar, la voz del Señor Oscuro se hace eco de vuelta de las colinas circundantes.

Expulsada por los Balrogs, Ungoliant huyó a Nan-Dungortheb, donde se crió con las grandes arañas que habitaban allí, aumentando el terror y el poder de su especie. Las criaturas que luego infestaron la zona se le sobrevivieron descendientes y descendientes , incluyendo a su hija infame, Ella-Laraña, que habitaba desde la Segunda y Tercera Edad en adelante en las fronteras de Mordor, y fue su último vastago. Se dice que Ungoliant pereció finalmente en sus propias manos, cuando acuciaba el hambre eterno, ella finalmente termino devorándose a sí misma.

Ungoliant en guardia.jpg

Ungoliant desatada

Referencias

  1. Tolkien, J. (2002). 8. Del Oscurecimiento de Valinor. In El Silmarillion, Mitos y leyendas de la tierra media (Cuarta ed., p. 73). Barcelona, España: Minotauro.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar